Nuestra Formación


 

Área de formación espiritual

Seguimos a Alguien, a una Persona, a Cristo mismo y nuestra misión es hacerlo conocer al mundo, especialmente a otros jóvenes, a los que queremos contarles de la gran experiencia que es conocer a Dios, anunciarlo y servirle. 

Para los JMSP es fundamental animar a los jóvenes a tener una vida de oración donde se aprovechen los tesoros de las tradiciones sagradas de la Iglesia Católica. Promovemos la oración personal entendida como la fuente de un verdadero encuentro personal con Cristo.

Nos formamos en la vida sacramental pues sabemos que es en los sacramentos donde recibimos el alimento para nuestra vida cristiana como jóvenes.  Especialmente nos formamos para poder vivir el Sacramento Eucarístico como el centro de nuestras vidas, como nos enseña Nuestra Iglesia.

 

“Los sacramentos, como fuerzas que brotan del Cuerpo de Cristo siempre vivo y vivificante, y como acciones del Espíritu Santo que actúa en su Cuerpo que es la Iglesia, son las obras maestras de Dios en la nueva y eterna Alianza” (Catecismo de la Iglesia Católica, no. 1116).

 


 

Área de formación intelectual

 

Está dividida en seis (6) partes que son base de los temas principales en los cuales queremos profundizar. Cada grupo según su carisma y espiritualidad hará de estos modulos una herramienta creativa en el enriquecimiento del conocimiento de nuestra Iglesia de una manera dinámica y activa:

 

1. Biografía del Santo Padre.

2. Espiritualidad del Santo Padre.

3. Teología del Santo Padre.

4. Mensaje del Santo Padre.

5. Introducción al Catecismo de la Iglesia Católica.

6. Introducción a la Doctrina Social de la Iglesia Católica.


 

 

 


 

Área de formación misionera, humana y comunitaria

 

Dado que los Jóvenes Misioneros del Santo Padre deben anunciar a Jesucristo vivo en la Iglesia por medio del impulso del Espíritu en todos los aspectos de sus vidas, formamos en cada uno de nosotros un testimonio de vida sólido que manifieste coherencia con la fe y la moral de la Iglesia, el amor por la misión y el celo por la salvación de las almas.

Estos aspectos se desenvuelven en una vida que manifieste la presencia de Cristo por medio de la caridad, el servicio, la disciplina,  la valentía y el liderazgo.

La formación misionera nos da a los jóvenes herramientas que nos permiten impactar en los diversos ámbitos de la sociedad contemporánea, tales como el desarrollo de habilidades para hablar en público, el uso de la tecnología al servicio del anuncio del Evangelio, despertando en nosotros la creatividad artística de todo tipo y expresar a través de ella “la experiencia y los valores que constituyen la propia identidad y misión cristiana en el mundo” (Aparecida, no. 279).

 

¡Déjanos tu comentario!

Jóvenes Misioneros del Santo Padre ©2015 | Home | Joomla 3 Templates Joomlaskins