“Sólo la verdadera fe, salva y llena de sentido la vida”

Domingo 10 de Noviembre.

Una vez más los JMSP, nos reunimos para continuar con nuestra formación como en todas nuestras reuniones dimos inicio rezando la coronilla al Niño Jesús de Praga, pero antes uno de los jóvenes nos compartió la historia de dicha devoción. Seguido de un divertido juego, donde poníamos a prueba lo aprendido durante las semanas anteriores, dividiéndonos en dos grupos empezamos con el II Capitulo de Lumen Fidei-Si no creéis, no comprenderéis” (cf. Is 7,9), centrándonos en la relación entre Fe y razón, ambos grupos lo explicaron escenificando la vida de un científico agnóstico y el otro ateo.

El primero que había realizado importantes descubrimientos se daba cuenta que teniendo aparentemente todo, sentía un vacío interior, y un día se encuentra con un viejo amigo también científico (Católico), que lo invita a participar de la misa, pero éste le dice que no tenía tiempo para esas cosas, sin embargo un día, en la soledad de su laboratorio encuentra la biblia, reflexiona y se da cuenta que ese vacío interior que sentía era porque no tenía la presencia de Dios en su vida, se arrepiente por sus pecados y se convierte al catolicismo. 

El segundo científico ateo, estando en su lecho de muerte, recibe la visita de dos jóvenes para rezar por su salud y su conversión, pero éste ajeno a las palabras de consuelo y oraciones les pide retirarse de su habitación; sin embargo, algo su corazón le llevo reflexionar sobre su existencia, esa noche tuvo un sueño donde se le presenta el Señor Jesús diciéndole: “Hijo: Creé, porque sólo tu Fe te salvará”, el científico despierta un poco abrumado y de pronto como de milagro, ya no estaba enfermo, los médicos no entendían como sucedió, entonces el científico que negaba la existencia de Dios, cree firmemente en Él y se convierte.

El segundo científico ateo, estando en su lecho de muerte, recibe la visita de dos jóvenes para rezar por su salud y su conversión, pero éste ajeno a las palabras de consuelo y oraciones les pide retirarse de su habitación; sin embargo, algo su corazón le llevo reflexionar sobre su existencia, esa noche tuvo un sueño donde se le presenta el Señor Jesús diciéndole: “Hijo: Creé, porque sólo tu Fe te salvará”, el científico despierta un poco abrumado y de pronto como de milagro, ya no estaba enfermo, los médicos no entendían como sucedió, entonces el científico que negaba la existencia de Dios, cree firmemente en Él y se convierte.

Finalizamos reflexionando lo que nos dice el Papa Francisco en la encíclica, citando al beato Juan Pablo II,la fe y la razón se refuerzan mutuamente, por que donde termina la razón, empieza la fe, siendo la fe aquella luz que alumbra la existencia del ser humano. En éste sentido la humanidad no puede reemplazar la verdad de la fe, por la verdad tecnológica o aquella que se puede medir, ya que “Sólo la verdadera fe, salva y llena de sentido la vida”. 

 

¡Déjanos tu comentario!

Jóvenes Misioneros del Santo Padre ©2015 | Home | Joomla 3 Templates Joomlaskins