No a la Caridad "a la Carta"

11 de Junio 2015 / Jóvenes Misioneros del Santo Padre / Bogotá, Colombia


 

El sábado pasado fue un día muy divertido para todos. Iniciamos con nuestro “ABC del Papa” , mediante el cual reflexionamos sobre lo que dijo el Papa Francisco en la audiencia del miércoles que trató sobre la familia.

Después tuvimos una actividad llamada “La Balanza”. Para esta actividad cada uno tuvo que escribir en una hoja dos listas: una de deberes cumplidos (en la universidad, colegio, trabajo etc.) y otra lista de acciones de amor concretas hechas por los demás, ambas listas con base a la semana que pasó. Luego de esto, cada joven hizo un conteo tanto de la lista de deberes cumplidos como de las acciones de amor realizadas durante la semana pasada. En el centro del círculo había una balanza. Debíamos tomar de una bolsa unos fríjoles (cada joven, según la suma que obtuvo, tomó la cantidad correspondiente a sus deberes y acciones hechas). Luego de esto cada uno puso en cada extremo de la balanza sus fríjoles, un extremo correspondía a la cantidad de acciones de amor y el otro de los deberes cumplidos. Nos dimos cuenta que el peso de la balanza se inclinó completamente hacia el peso de los deberes cumplidos.

Por medio de este ejercicio, reflexionamos sobre la importancia de tomar con más conciencia lo que hacemos a diario para santificarnos y volvernos mejor ser humano cada día; vimos lo fácil que es llenarse de ocupaciones y olvidar lo esencial: las obras del amor. Hablamos de que el ser humano tiene una gran capacidad para esforzarse y hacer muchas cosas cuando tiene disposición y decisión, por eso concluimos que si pusiéramos el mismo esfuerzo y la misma atención para hacer las cosas espirituales lograríamos con la gracia de Dios cosas que ni siquiera alcanzamos a imaginar.

Luego de esta reflexión, continuamos con una actividad llamada “El restaurante”. Nos dividimos en dos grupos (simulando dos mesas de un restaurante). Después nos repartieron la carta con tres menús distintos los cuales eran: a) Hamburguesa con papas y gaseosa, b) Almuerzo casero de pepinos, c) Menú de remolacha roja y jugo de tomate de árbol. Cada mesa eligió lo que quería y los líderes a partir de esto hicieron una reflexión.

Se hizo una comparación entre la acción de elegir lo que más nos llama la atención o lo más apetecible a los ojos cuando elegimos comida en un restaurante, con la acción de seleccionar personas cuando se trata de dar. El Papa en su Encíclica de “Evangelii Gaudium” (El gozo del evangelio) , habla sobre el riesgo que existe de tener una caridad a la carta, solo para un grupo de personas seleccionado, solo para aquellos que nos generan cierto interés. Él habla de lo importante que es dar sin ningún tipo de discriminación puesto que el amor es para todos y Jesús nos enseñó a amar por igual sin basarnos en nuestras expectativas humanas, apariencias, intereses o ventajas.

Al final todos hicimos un compromiso para la siguiente semana: “esforzarnos más por avanzar en el número de obras de amor que hagamos y tener más conciencia”.

Fue una tarde de mucha reflexión y aprendizaje en la que pudimos compartir y enriquecer nuestro camino de fe.

--

Comité de Prensa

¡Déjanos tu comentario!

Jóvenes Misioneros del Santo Padre ©2015 | Home | Joomla 3 Templates Joomlaskins