Instrumentos de Dios en la Evangelización 

11 de Octubre 2014 - Jóvenes Misioneros del Santo Padre / Bogotá - Colombia


 

El sábado 11 de Octubre los Jóvenes Misioneros del Santo Padre nos reunimos una vez más para continuar con la formación en la Casa Madre de Peregrinos del Amor.

Después de entregar la tarde con un momento de oración al Señor nos dispusimos a continuar con la actividad del día, dirigida por María Velazco y María Arana, dos de las Aspirantes a Misioneras de la Comunidad, el tema/taller estuvo centrado en “Las Obras de Misericordia Espirituales” y la forma de evangelizar como instrumentos de Dios.

Mediante la actuación de situaciones de la vida cotidiana nos ejemplificaron como en las pequeñas situaciones de la vida podemos evangelizar, es decir desde el pequeño lugar donde nos encontremos podemos ser buenos instrumentos de Dios para llegar al corazón de las personas y llevarles el Amor de Dios, llevarles un mensaje de Esperanza.

Para ello es importante reconocernos que somos y como somos: es decir somos Hijos de Dios pero también reconocer y aceptar el pecado que hay en nosotros, las limitaciones, es decir los defectos, reconocer los talentos que Dios nos regalo para compartir con el prójimo y ponerlos al servicio de los demás, con la gracia de Dios convertir los defectos y limitaciones en virtudes; la apertura del corazón es importante, aprender a salir de uno mismo y pensar en los demás es uno de los pasos para evangelizar, ser conscientes de nuestra existencia y el fin con que Dios nos creo, Amar. Cuando uno empieza un camino de conversión no es fácil, la lucha es diaria, pero tenemos la certeza de que Dios está siempre con nosotros, el apoyo de la Comunidad es importante, es decir no estamos solos, si caemos hay que levantarnos.

Para evangelizar es muy importante convertirnos de todo corazón a Dios, abrirnos a Él, a su amor, de ésta manera será fácil amar al prójimo, porque si decimos que “Amamos a Cristo a quien no vemos y aborrecemos al prójimo a quien vemos” (1 Juan 4, 20), estamos siendo incoherentes con el testimonio de vida, ya que más que las palabras es más importante los actos de misericordia para con el hermano: enseñar al que no sabe, dar consejo al que lo necesita, consolar al afligido, corregir al pecador, perdonar al ofensor, sufrir la injusticia con paciencia, rezar por vivos y difuntos, son las obras de misericordia por las cuales Dios nos invita a amarlo a ÉL en el prójimo.

Concluimos con la nemotecnia CAPAHUDI: Caridad, Paciencia, Humildad, Diligencia, virtudes que si nos proponemos cultivar en nuestra vida, serán buenas herramientas para convertirnos en instrumentos de evangelización.

Abramos nuestro corazón para amar, “Amar hasta que duela”, como decía Madre Teresa y como ella misma lo hacía.

Comité Prensa - JMSP Bogotá

¡Déjanos tu comentario!

Jóvenes Misioneros del Santo Padre ©2015 | Home | Joomla 3 Templates Joomlaskins